Contra todos y contra nadie

Comparte el post

Decepción, rabia, ira. ¿Contra quién? Contra todos y contra nadie.

Como un puñetazo en el estómago permanente, esa sensación es la que me domina hoy. Esta guerra es desoladora: todos y nadie responden. Todos y nadie saben. Todos y nadie hablan.

El chorreo de información descarada es constante, a pesar de mis intentos, de formación profesional, por filtrar y no dejarme engatusar por ninguna marea facilona, por ninguna de las miles de millones de conversaciones vacías que se generan por segundos estos días.

No hay que evitar el contagio solo del siniestro virus. Hay que evitar el contagio de todo lo que trae consigo: falsos portadores de verdades absolutas, profetas carentes de palabra, opinadores de escalera común, suicidas irresponsables que campan a sus anchas a sabiendas de lo que ello acarrea…

No sólo es peligroso el virus, lo es todo lo que la guerra trae consigo. Lo son todos y nadie.


Comparte el post

Cuadernos Eclécticos

Periodista, escritora en mis ratos libres. Cinéfila y lectora voraz, por lo general ecléctica, como mi blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *